El cerebro humano retiene no solo lo positivo, como se cree comúnmente. El negativo también lo es, pero está bloqueado por funciones protectoras, dijo a radio Sputnik Rustem Gaifutdinov, profesor asociado del Departamento de Neurología, Neurocirugía y Genética Médica de la Universidad Médica de Kazán. Los recuerdos negativos, así como los positivos, permanecen con una persona a lo largo de su vida, pero el acceso a ellos está limitado por los mecanismos protectores del cerebro. Debido a esto, parece que solo quedan momentos brillantes en la memoria. Si un flashback negativo estuviera constantemente disponible para una persona, representaría una amenaza para su vida, dice Rustem Gaifutdinov. «La conciencia humana tiene tales mecanismos que nos mantienen alejados de la negatividad. Si estamos constantemente en negatividad y experiencias, esto no prolongará la vida y no nos hará exitosos. En momentos de experiencias negativas, una persona es vulnerable en todos los aspectos. El cerebro ha proporcionado mecanismos de protección, para no fijarse en lo negativo, sino para pasar a lo positivo, a lo optimista, para seguir viviendo. Esta es una propiedad de la conciencia, su capacidad de sobrevivir. Es un mecanismo adaptativo ”, explicó el neurólogo La evidencia de que los recuerdos negativos no se borran, sino que simplemente se ocultan, es obra de médicos forenses. Rustem Gaifutdinov asegura que si lo intenta, puede recordar absolutamente todo. «Una persona se queda con todo. Hay prácticas especiales que se utilizan en la medicina forense, cuando se puede hacer que una persona recuerde todo. Una persona puede recordar detalles, detalles, sensaciones visuales y auditivas, así como todas las sensaciones corporales. Todo esto está claramente grabado en la cabeza». dijo el neurólogo.  

Investigadores de Rusia han creado una innovadora fuente de energía autónoma: una batería atómica compacta, que es diez veces más potente que los análogos existentes. Una batería de este tipo es relativamente segura para los humanos y puede funcionar hasta 20 años o más, pero debido al alto costo de producción, aún no se puede utilizar en la vida cotidiana. Su uso es posible en dispositivos especiales, incluidos los que operan en condiciones críticas: en el espacio, bajo el agua o en áreas de alta montaña. Los científicos de la Universidad Tecnológica de Investigación Nacional «MISiS» presentaron una batería atómica compacta, que es diez veces más potente y la mitad del precio de los análogos existentes. Así lo informó el servicio de prensa de la universidad. El desarrollo se describe en la revista científica Applied Radiation and Isotopes. La nueva batería convierte la energía de la desintegración radiactiva en energía eléctrica y se puede utilizar para alimentar equipos microelectrónicos. Pertenece a los llamados elementos beta-voltaicos. Dicha batería consta de dos partes: semiconductores: convertidores de energía y un elemento emisor radiactivo. Los investigadores han desarrollado un diseño especial (estructura de microcanal 3D) de una batería atómica en la que la ubicación de un elemento radiactivo (isótopo de níquel) evita la pérdida de potencia provocada por la corriente inversa.   El área efectiva de conversión de la radiación beta en energía eléctrica en comparación con los análogos ha aumentado 14 veces, lo que resultó en un aumento general de la corriente. Entre otras ventajas, los desarrolladores señalan la simplificación de la tecnología para fabricar una batería nuclear, lo que reduce a la mitad el costo de su producción.   «El diseño permite un orden de magnitud para aumentar la eficiencia de convertir la energía liberada durante la desintegración de la fuente de radiación beta en electricidad, lo que en el futuro reducirá el costo de la fuente en aproximadamente un 50% debido al uso racional de un radioisótopo costoso», dijo uno de los autores del desarrollo Sergey Legotin, profesor asociado del departamento. electrónica de semiconductores y física de semiconductores MISiS. El uso de dicha batería solo es posible en dispositivos microelectrónicos especiales, incluso en dispositivos que operan en condiciones críticas: en el espacio, bajo el agua o en las montañas, señalan los investigadores. Por ejemplo, como fuente de alimentación de emergencia para pequeños sensores. A pesar de la relativa seguridad para los humanos y la capacidad de trabajar hasta 20 años o más, las baterías atómicas aún no han encontrado uso en la vida cotidiana debido al alto costo de producción. “En teoría, es posible el uso de fuentes de radiación beta de baja energía en algunos dispositivos domésticos. Pero es muy, muy caro y difícil. Se requerirá mucho material radiactivo, las baterías comenzarán a abrirse, y estos ya son temas de seguridad de producción, uso y procesamiento ”, dijo Sergei Legotin en una conversación con RT. En este momento, el desarrollo de MISiS está siendo patentado internacionalmente, y la propia universidad es reconocida por expertos extranjeros como «uno de los actores clave en el mercado global de baterías betavoltaicas», señala el servicio de prensa de la universidad. Teniendo en cuenta las características mejoradas, la batería nuclear rusa podrá ocupar una parte importante de este mercado, los investigadores están seguros.

«El coronavirus no tiene nada que ver con las torres, no está conectado con ellas. Estas son todas fantasías, sin conexión «, dijo el académico. La comunicación inalámbrica 5G de quinta generación se considera la siguiente etapa en el desarrollo de esta tecnología después de que 3G y 4G operen en el mundo, le permite transferir datos a alta velocidad y con un retraso mínimo en la transmisión de la señal. Entonces, por ejemplo, con 5G, la velocidad de Internet móvil varía de 10 a 25 Gbit / con retrasos mínimos en la transmisión de la señal (solo 1-2 ms). Este tipo de red de área local ya está operando en los EE. UU., Suiza, China y Corea del Sur. Los seguidores de las teorías de conspiración que se oponen a la proliferación de la tecnología inalámbrica 5G creen que su proliferación contribuye al desarrollo de cáncer, infertilidad, autismo, enfermedades cardíacas y enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, estas teorías aún no han recibido confirmación científica.   Le puede interesar : OMS Consejos para la población acerca de los rumores sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV) Reuters Afirmación falsa: el video muestra equipos de telecomunicaciones 5G estampados con ‘COV-19’ listos para ser instalados en un mástil

La aparición de este gen en el ADN humano causó un triple aumento en la corteza cerebral.    Investigadores del Instituto Max Planck de Biología Celular Molecular han insertado el gen ARHGAP11B humano único en el genoma  de los mono fertilizados. Sí, pudieron criar primates con «cerebros agrandados». Esto fue  informado por IFL Science.   Según los científicos, el gen ARHGAP11B, que se encuentra solo en humanos, desempeña un papel en la expansión de la neocorteza y es responsable de funciones como el habla, el pensamiento consciente, la ejecución motora y más. Los investigadores creen que fue su aparición en el ADN humano lo que hizo que la corteza cerebral se triplique. En un nuevo estudio, los investigadores inyectaron el gen ARHGAP11B en los óvulos fertilizados de gametos normales y luego trasplantaron los embriones en monos hembras. El día 101 del embarazo, los investigadores realizaron una cesárea para evaluar el tamaño del cerebro del embrión y la expresión del gen ARHGAP11B. Los investigadores encontraron que los animales en los que se expresaba el gen tenían un cerebro más grande. Sí, la corteza era más gruesa y más larga que las habituales, y había pliegues. Según los expertos, también se ha observado que el gen controla la producción de ciertas neuronas: son importantes para procesar información de orden superior. Los investigadores también agregaron que se adhirieron a los estándares éticos, por lo que no permitieron que nacieran monos, porque no se sabe qué cambios sufrirían en el comportamiento. Se recordará que Jan Kubanek, profesor asociado de ingeniería biomédica de la Universidad de Utah, y su equipo utilizaron ondas ultrasónicas para controlar el cerebro de los monos.

Los científicos han encontrado genes asociados con el riesgo de muerte por coronavirus  Los riesgos de muerte en el coronavirus están asociados con genes responsables del grupo sanguíneo y las reacciones inmunes, descubrió un grupo internacional de científicos. Los investigadores encontraron diferencias en los loci genéticos de las personas sanas y las que tenían síntomas graves de la enfermedad. Es probable que estas diferencias afecten la capacidad del virus para penetrar en las células y el riesgo del cuerpo de una «tormenta de citoquinas» que puede conducir a la muerte. Un equipo internacional de investigadores dirigido por el Prof. Andre Franke de la Universidad Kiel Christian Albrecht descubrió por qué algunas personas sufren síntomas graves de coronavirus, incluso fatales. Esto puede deberse a grupos sanguíneos y respuestas inmunes. Los científicos han identificado loci genéticos asociados con los riesgos de la enfermedad. El estudio fue publicado en el New England Journal of Medicine . Los autores estudiaron casi 2.000 casos graves de infección por coronavirus en España e Italia y compararon los genomas de pacientes con los genomas de 2.300 personas sanas. Buscaron variaciones del genoma que estarían en pacientes pero no en pacientes sanos. La atención de los científicos fue atraída por los loci genéticos 3p21.31 y 9q34.2. En el primero, hay genes asociados con proteínas antiinflamatorias, en el segundo, con grupos sanguíneos. Los investigadores también han identificado variaciones genéticas asociadas con insuficiencia respiratoria; «Descubrimos un nuevo locus 3p21.31, que está asociado con la susceptibilidad al coronavirus, y confirmamos la posible relación de los grupos sanguíneos y el riesgo de infección», escriben los autores.   Las características genéticas identificadas pueden estar asociadas con la respuesta inmune humana, dicen los científicos. Las enfermedades virales causan la llamada «tormenta de citoquinas» (hipercitoquinemia) en el cuerpo. Las citocinas son moléculas pequeñas que son producidas por diferentes tipos de células, pero principalmente por linfocitos. Desempeñan un papel importante en el funcionamiento del sistema inmune. Pero con la hipercitoquinemia, las citocinas activan sin control las células inmunes en los focos de inflamación, lo que conduce a la liberación de nuevas porciones de citocinas. Tal círculo vicioso conduce a la destrucción de los tejidos en el foco de la inflamación, luego la reacción se extiende a los tejidos vecinos y puede cubrir todo el organismo. También puede interesarte : El remdesivir es eficaz contra el coronavirus, según un estudio  Además, las personas con el segundo grupo sanguíneo se infectaron con coronavirus un 45% más a menudo que los propietarios de otros grupos, y las personas con el primer grupo tenían un 65% menos de probabilidades.   «Nuestros datos genéticos confirman que el primer grupo sanguíneo está asociado con el riesgo más bajo de contraer COVID-19, y el segundo grupo sanguíneo está asociado con el más alto», escriben los investigadores. Los investigadores aún no pueden decir si las diferencias en los grupos sanguíneos están directamente relacionadas con la resistencia del cuerpo al virus. Quizás las características genéticas que afectan los riesgos también afectan los niveles grupales. Los genes asociados con los grupos sanguíneos también determinan la cantidad de azúcar en la superficie de las células, dice el hematólogo Roy Silverstein. Estos azúcares pueden afectar la capacidad del virus para ingresar a las células. Además, el grupo sanguíneo está asociado con los riesgos de trombosis, que arroja luz sobre el aumento de la coagulación de la sangre en todo el cuerpo en pacientes críticos con infección por coronavirus.   Sin embargo, según Silverstein, en general, estos datos tienen poco efecto en la imagen general de los riesgos. «La diferencia absoluta en el riesgo es muy pequeña», dice. – Los cambios pueden ser estadísticamente significativos, pero de hecho son pequeños. No puedes decirle a alguien con el primer tipo de sangre que corre el riesgo de contraer menos «. Sin embargo, los resultados son importantes para el desarrollo de medicamentos y vacunas contra el coronavirus, dicen los científicos. Anteriormente, los investigadores suizos también descubrieron que las complicaciones con el coronavirus pueden estar asociadas con el trabajo de la inmunidad local. En los pacientes que transmiten la infección con mayor facilidad, se sintetizan grandes cantidades de inmunoglobulinas tipo A (IgA), que pueden neutralizar muchos virus. A diferencia de IgM e IgE, que están presentes principalmente en la sangre, la IgA prevalece en la saliva, el líquido lagrimal y otros secretos corporales. Además, la IgA, a diferencia de IgM e IgE, rara vez desencadena reacciones inflamatorias. Por lo tanto, pueden deshacerse del virus incluso en los puntos de penetración en el cuerpo y la persona infectada ni siquiera sentirá que ha encontrado una infección.   «Estos datos indican que es la respuesta efectiva de la inmunidad local (al menos su componente humoral, es decir, de anticuerpos) directamente en el punto donde el virus intentó ingresar al cuerpo lo que puede determinar al menos parcialmente por qué escenario se desarrollará la enfermedad».  – Dijo en su página en Facebook la bióloga molecular Irina Yakutenko. Por qué algunas personas tienen inmunidad local se activa, mientras que otras no, todavía no está claro. Quizás la actividad y el espectro de IgA adecuada en las membranas mucosas es mayor en los jóvenes y especialmente en los niños, ya que se encuentran regularmente con muchos virus respiratorios, incluidos otros coronavirus, cree Yakutenko.

Puede llevar meses inventar la vacuna COVID-19. Pero, en teoría, los pacientes también pueden ser tratados con una transfusión de sangre de personas que ya se han recuperado. En respuesta a los patógenos bacterianos o virales, los linfocitos B de una persona enferma producen anticuerpos. Entre tales fabricantes se encuentran los linfocitos b de memoria. Cuando el cuerpo nuevamente encuentra una enfermedad vieja, rápidamente producen una gran cantidad de anticuerpos. Aquellos que combaten la enfermedad por su cuenta o atraen otros componentes del sistema inmunitario para ayudar. La transfusión de plasma sanguíneo con anticuerpos de la persona recuperada puede crear inmunidad pasiva adquirida en el paciente, ayudándole a combatir la infección. El jefe del Instituto de Hematología, Inmunología y Tecnologías Celulares de Moscú, el Dr. Andrei Maschan, por ejemplo, se pregunta si los anticuerpos en cantidades suficientes pueden penetrar en el tejido pulmonar y bronquial de un paciente gravemente enfermo. «Para mí es más o menos obvio que los mejores resultados del uso del plasma se obtendrán solo si se usa en el llamado modo proactivo, es decir, cuando aparecen los signos de infección que amenazan complicaciones pulmonares graves y, en particular, subir al ventilador – dice Maschan. – Pero si ingresa un plasma que contiene anticuerpos antivirales a pacientes que ya han recibido ventilación mecánica y tienen daños catastróficos en el tejido pulmonar, aquí la probabilidad de efectos terapéuticos mucho más bajo «. El hecho de que el tratamiento de transfusión de plasma puede ser efectivo ha sido conocido por la humanidad durante mucho tiempo. Así pacientes tratados durante la pandemia de gripe española, e incluso antes, pacientes con difteria y enfermedades bacterianas. Con el desarrollo de vacunas y antibióticos, la transfusión de plasma se ha desvanecido en un segundo plano, pero en los últimos años nuevamente ha comenzado a usarse en la lucha contra nuevas enfermedades. «La transfusión fue efectiva durante epidemias anteriores. Hubo resultados positivos durante la gripe porcina, la epidemia de H1N1 en 2008-2009», explica el Dr. David Rike del Complejo Médico Mount Sinai en Nueva York.   Los investigadores enfatizan: todavía tenemos mucho que aprender sobre el coronavirus y cómo lidiar con él de manera efectiva. Se están realizando ensayos clínicos de transfusión de plasma en el Hospital Mount Sinai de Nueva York. Allí, 35 pacientes con COVID-19 recibieron donantes de plasma.   También te puede interesar : Los científicos han descubierto por qué las personas con sobrepeso son más propensas a COVID-19   «Supervisamos increíblemente cuidadosamente su progreso y otros indicadores», dice la Dra. Anya Weinberg del Monte Sinaí. «Espero que en dos semanas podamos contarle a usted y al mundo entero lo que hemos encontrado en este momento. Por ejemplo, pueden repetirse están infectados? ¿Cuánto tiempo tendrán inmunidad? ¿Cuánto tiempo durará su inmunidad? Estudiaremos todo esto. Para los profesionales de la salud y potencialmente para los ciudadanos de todo el mundo, cuando regresen a la vida cotidiana, esta información puede tener enormes consecuencias «. Incluso si parece que la transfusión de plasma es segura y ayuda a los pacientes con COVID-19, el uso a gran escala de dicho tratamiento es problemático. «La transfusión de plasma de pacientes con coronavirus es muy prometedora, es un método tentador, por supuesto, de perspectiva y tratamiento, pero, en primer lugar, debe estar disponible en cantidades suficientes y, en segundo lugar, debe aplicarse temprano cuando no hay lesiones pulmonares irreversibles». dice el Dr. Maschan. Los científicos continuarán estudiando el método de transfusión de plasma del donante con anticuerpos contra la infección por coronavirus y al mismo tiempo continuarán desarrollando una vacuna.   Afp

El jueves en la Universidad de Oxford, comenzó la primera fase de un ensayo clínico de una posible vacuna contra el coronavirus humano. Participarán en el experimento más de 500 voluntarios sanos, hombres y mujeres de 18 a 55 años. La vacuna de Covid-19 fue desarrollada en el Vaccine Research Institute con el nombre de Edward Gene en tiempo récord. Por lo general, lleva unos cinco años llevar un nuevo medicamento profiláctico a la etapa de experimentos con personas. Los científicos de Oxford completaron dentro de 3.5 meses. Si todo va bien, la efectividad de la vacuna contra el coronavirus puede confirmarse a principios del otoño. Los desarrolladores dicen que tienen aproximadamente un 80% de confianza en el éxito y, por esta razón, tienen la intención de comenzar la producción del medicamento antes del final de la prueba. Sin embargo, no hay garantías para la finalización exitosa de los ensayos clínicos, pero hay muchas razones potenciales para el fracaso. Además, no se puede descartar que un medicamento desarrollado en un tiempo récord solo pueda empeorar la condición de los pacientes. El servicio ruso de la BBC responde preguntas sobre el desarrollo experimental de Oxford (su nombre oficial es ChAdOx1 nCoV-19). El objetivo de cualquier vacuna es familiarizar al cuerpo con el agente causante de una infección particular y desarrollar inmunidad específica. En este caso, la vacuna debería hacer que una persona sea inmune a la infección por Covid-19. Si un número suficiente de personas obtiene inmunidad contra el coronavirus, la infección no se puede transmitir de manera efectiva. El riesgo de enfermarse será mínimo, y finalmente se pueden levantar las medidas restrictivas (como la distancia social). La vacunación masiva es la forma más segura de lograr esto y detener la pandemia. Es por eso que más de 80 empresas en todo el mundo están desarrollando la vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, desarrollar el medicamento en sí no es suficiente. Debe asegurarse de que la vacuna no solo proporcione inmunidad confiable, sino que también sea segura de usar. Es decir, no produce efectos secundarios y es igualmente adecuado para la gran mayoría de las personas, incluidas las personas mayores y las que tienen problemas de salud. Para verificar esto, se llevan a cabo ensayos clínicos de vacunas, que generalmente duran años. La regulación de la OMS detalla tres pasos de prueba obligatorios y criterios formales estrictos para aprobar la prueba. ¿Cómo lograste crear una vacuna tan rápido? Apenas unos meses antes del brote de coronavirus en China, un equipo de científicos de la Universidad de Oxford resolvió una respuesta médica a una amenaza muy similar: una epidemia mundial ficticia, tentativamente llamada «Enfermedad X». Y en particular, allí prepararon de antemano las bases para la futura vacunación. Para esto, los biólogos tomaron el virus del agente causante del resfriado de los chimpancés y lo modificaron genéticamente, haciéndolo seguro para los humanos. Como resultado, el adenovirus neutralizado se convirtió en una cubierta universal para el antígeno, una especie de manga en la que queda para insertar el proyectil deseado. Esperar una verdadera epidemia no tardó mucho. El trabajo sobre la vacuna Covid-19 en Oxford comenzó al día siguiente después de la publicación del genoma de coronavirus descifrado, el 11 de enero. Usando tecnología de ADN recombinante, se creó un antígeno SARS-CoV-2 en el laboratorio, que se empaquetó en un «blanco en el hogar». Es casi imposible acelerar los ensayos clínicos (a menos que intente infectar a los participantes en el experimento a propósito, aunque esta idea también se está discutiendo), pero los desarrolladores ahorraron activamente tiempo en todo lo demás. Por ejemplo, generalmente una vacuna se prueba primero en un laboratorio, luego se preparan ensayos clínicos y al final comienzan a pensar en la producción. Esta vez los tres procesos se iniciaron en paralelo. «Como resultado, desde el día en que supimos por primera vez sobre la existencia del virus, llegamos a la etapa de ensayos clínicos de la vacuna en menos de cuatro meses. Es increíblemente rápido, por lo general lleva al menos cinco años», aseguró el profesor de la BBC. Sarah Gilbert, Jefa de Estudios de Oxford. La prueba de la vacuna está financiada por el gobierno británico: se han asignado 20 millones de libras (unos $ 25 millones) a la universidad para este propósito. Este es otro factor que permitió el inicio de ensayos clínicos antes de lo planeado originalmente. A pesar de todo esto, Gran Bretaña ya era el tercer país en comenzar a probar la vacuna contra Covid-19. Los desarrollos de vacunas patentadas ya se están probando en humanos en China y Estados Unidos. ¿Cómo se prueban los ensayos de vacunas? Cientos de voluntarios reclutados en orden aleatorio se dividirán en dos grupos. Los participantes recibirán una inyección del medicamento recientemente desarrollado, y el otro recibirá una vacuna regular contra la meningitis como un placebo. Luego debe esperar hasta que un número suficiente de participantes en el experimento se infecte naturalmente con el virus. Luego, los científicos verificarán a qué grupo pertenece cada persona enferma. Con base en los resultados de estas estadísticas, se concluirá que la vacuna es efectiva. Idealmente, todos los infectados deben estar en el grupo de control. Luego puede comenzar la segunda etapa: una investigación más extensa que aumente la edad de los participantes, por ejemplo, hasta 70 años. Las personas mayores son especialmente vulnerables al coronavirus, sin embargo, vacunarlos es mucho más difícil porque con la edad, la efectividad de la respuesta inmune se reduce considerablemente. Según el profesor Gilbert, los ensayos no deberían traer sorpresas ni efectos secundarios. Lo peor que le puede pasar a un paciente vacunado es que su temperatura aumenta un poco durante un par de días. ¿Cuándo estará lista la vacuna? Para ahorrar tiempo, se planea lanzar una vacuna experimental en producción en masa antes de resumir la investigación. Según el profesor Adrian Hill, quien dirige el Instituto Jenner, está previsto preparar al menos 1 millón de dosis del medicamento para septiembre, para ponerlo en práctica de inmediato tan pronto como se confirme la efectividad y la seguridad de la vacuna. Sin embargo, este es un movimiento bastante ambicioso y muy arriesgado. No hay garantías de éxito: es posible que las pruebas fallen y que la vacuna completa producida en millones de dosis sea una pérdida de tiempo y dinero. La OMS y la mayoría de los expertos de terceros son bastante escépticos acerca de los plazos anunciados por los desarrolladores de Oxford y todavía esperan la aparición de una vacuna que funcione en un año y medio. ¿Qué problemas pueden interferir? El momento Para que las pruebas pasen de acuerdo con el plan, los participantes en el experimento, al menos del grupo de control, deben obtener Covid-19 de forma natural. Sin embargo, la cuarentena y otras medidas restrictivas impuestas por el gobierno británico están dando sus frutos: el número de casos recientemente diagnosticados está disminuyendo a diario y solo ha disminuido en casi un 30% desde el comienzo de la semana. Esto significa que la probabilidad de que los participantes en el experimento sea relativamente rápida para detectar la infección. Producción Incluso si las pruebas son exitosas y se demuestra que el medicamento es efectivo, Gran Bretaña no tiene suficiente capacidad para producir la cantidad requerida de vacuna a tiempo. Exactamente el mismo problema es a escala global. La población mundial es de aproximadamente 7,4 mil millones, y casi todos necesitarán vacunarse. Pero en el mundo solo se producen alrededor de 5 mil millones de dosis anualmente; de ​​todas las vacunas tomadas juntas, alrededor de 1,5 mil millones de ellas son gripe estacional. Incluso si transferimos todas las instalaciones de producción exclusivamente a las vacunas de Covid-19, deteniendo la liberación de todas las demás vacunas, la producción demorará aproximadamente un año y medio. Nueva tecnología La vacuna de prueba se desarrolló sobre la base de adenovirus de chimpancé, en el que se insertó un fragmento de ARN responsable de la producción de proteínas espiga de coronavirus. Tales vacunas «recombinantes» a veces se usan en medicina veterinaria, pero no se han probado en humanos. Todavía no se ha autorizado ninguna vacuna de ARN humano en el mundo, y los científicos no tienen garantía de que funcione en absoluto como debería en teoría. Riesgo de infección (ADE) Una preocupación particular de seguridad es la probabilidad actual de que la vacuna no proteja contra el coronavirus, sino que mejore su efecto. Este fenómeno inusual (ADE, aumento de la infección dependiente de anticuerpos) se descubrió hace más de medio siglo y es que, a veces, en presencia de anticuerpos específicos, el virus comienza a comportarse de manera aún más agresiva y la infección solo se intensifica. Este fenómeno es muy raro, pero bastante bien estudiado. Y lo más desagradable es que tanto los predecesores como los parientes cercanos del nuevo coronavirus – SARS (2003) y MERS (2012) se comportaron de manera muy similar. Si resulta que ADE también es característico de la infección actual, el desarrollo de una vacuna de Covid-19 será una tarea casi imposible.

Científicos de los Emiratos Árabes Unidos y Canadá han descubierto por qué el curso severo de la enfermedad por coronavirus es más común en personas con sobrepeso y obesidad, se deduce de un estudio en bioRxiv , que publica materiales científicos. Un estudio realizado por científicos ha demostrado que la obesidad promueve la producción de receptores que el coronavirus usa para penetrar las células pulmonares. Le puede interesar : El número de víctimas del nuevo coronavirus ha aumentado en China  «Realizamos experimentos y comparamos ocho ratones con peso normal y ocho ratones que eran obesos. Los resultados mostraron que el nivel de producción de proteína ACE2 fue significativamente mayor en ratones que eran obesos, y estos cambios se manifestaron principalmente en el tejido pulmonar. Esto explica por qué la obesidad aumenta el riesgo de desarrollar formas severas de COVID-19 «, dijo el informe. Los científicos han descubierto que la infección por SARS-CoV-2 y la obesidad tienen vías de desarrollo comunes asociadas con una regulación alterada del metabolismo de los lípidos. Entonces, los investigadores decidieron realizar un análisis para evaluar la relación entre una mayor susceptibilidad al virus y el sobrepeso. El estudio mostró que el sobrepeso aumenta la actividad del gen ACE2, que es responsable de la producción de receptores que el SARS-CoV-2 usa para ingresar a las células. Además, el virus tuvo un efecto significativo en los genes asociados con la leptina, cuyo trabajo se ve afectado con el desarrollo de la obesidad. Los científicos sugieren que un desarrollo similar de COVID-19 también se puede observar en diabéticos y personas con colesterol alto en el cuerpo. La Organización Mundial de la Salud anunció el 11 de marzo un brote de una nueva infección por coronavirus COVID-19 con una pandemia. Según los últimos datos de la OMS , se han registrado más de 2,24 millones de casos de infección en el mundo, más de 152 mil personas han muerto. El Ministro de Salud de Rusia, Mikhail Murashko, declaró anteriormente que, además de las personas mayores, las personas con diabetes, obesidad, enfermedades pulmonares y bronquiales son más susceptibles al coronavirus.

Por : nature.com Los científicos de la Universidad de Melbourne llegaron a la conclusión de que el cuerpo de personas con buena inmunidad puede superar de forma independiente la infección por coronavirus . Los resultados del estudio se publican en la revista Nature Medicine . El objeto del estudio fue un residente de 47 años de la ciudad china de Wuhan , que llegó a Australia . Más tarde fue hospitalizada con los síntomas de COVID-19: debilidad, falta de aliento, tos seca y fiebre. Se observa que el paciente no tenía enfermedades patológicas y malos hábitos. Ver, en tiempo real, el avance del coronavirus Durante la estadía en el hospital, a la mujer no se le recetaron antibióticos o medicamentos antivirales. La única medida que tomaron los médicos fue la administración intravenosa de líquido para mantener el equilibrio hídrico en el cuerpo. Italia mata un número récord de pacientes con COVID-19   Como resultado, el paciente se recuperó completamente después de dos semanas. Los resultados de sus análisis de sangre mostraron un aumento en las células del sistema inmune, que es una reacción característica del cuerpo en la lucha contra la gripe estacional habitual. «Nuestro estudio muestra que, a pesar de que COVID-19 es causado por un nuevo virus, cuando nos recuperamos en personas previamente sanas, vemos una respuesta inmune estable, similar a lo que vemos con la gripe», dijo una de las autoras del estudio, Catherine Kedzirska. Los científicos señalaron que este caso es un paso serio hacia la comprensión de los procesos de curación, y los resultados del estudio pueden usarse para mejorar los métodos de tratamiento de la enfermedad. El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud anunció un brote de una nueva infección por coronavirus que causaba COVID-19, una pandemia. Según los últimos datos de la OMS , se han registrado más de 634 mil casos de infección en el mundo, casi 30 mil personas han muerto.

La portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Harris, sugirió que Estados Unidos podría convertirse en un nuevo foco de la pandemia de coronavirus. «Estamos registrando un aumento muy rápido de casos (infecciones. – Ed.) En los Estados Unidos, así que esto es posible», dijo Harris durante una sesión informativa en Ginebra. En Italia aumentan en 651, por Covid-19 se elevaron a más de 5.400  Según la OMS, en el mundo hay más de 330 mil pacientes con el nuevo coronavirus . Al mismo tiempo, el 85 por ciento de los casos registrados durante el último día, en Europa y los Estados Unidos. Estados Unidos representa el 40 por ciento de esta cantidad. Según datos del lunes, en los EE. UU. Más de 42 mil personas están infectadas con coronavirus, 559 murieron. Agencia Efe.